No terminé con la ensalada

Hoy leía a una crítica literaria que decía algo más elaborado que esto, que Evita es Evita en el balcón o no es Evita, y ahora pienso que Evita para seguir siendo Evita debía seguir saliendo al balcón en enero, al menos a las esquinas donde hace sombra.

Anuncios

Heart it races

Nuevo día.

Estoy nervioso por mañana, el clima y el taxi, el micro, el tren, el posible rechazo, el tren, el micro, el taxi, el sábado en la noche en el depto. Intranquilo. La secuencia de hechos es bastante visual, como estirar una gomita desde la frente sabiendo que eventualmente vuelve.

Qué será esto, ¿el blog del estudiante triste? Mis preocupaciones inmediatas son del cánon burgués. Al mismo tiempo son de una trivialidad que me enamora. Amor y desamor, tal vez me esté perdiendo de mucho, o tal vez ahora sí me pierda de mucho. Debería apretar más fuerte por la cintura cuando beso. Sí, eso cambiaría todo. Ropa, ¿qué me pongo, qué compro, cuánto gasto? Tengo que hacer más ejercicio, ¿quién jugará bien al tenis? En el buffet, ¿pido café o té? Porque es más sano el té, y tengo que dejar de comprar el Bonobon blanco todos los días. Debería viajar, o tener un mejor departamento. Me gusta el piso de parquet. A lo mejor un gato, aunque debería encontrarle un nombre genial o no sirve. ¿Un cáctus? Un cáctus llamado Esteban tendría éxito. Ojalá no sea gordo y aburrido cuando me reciba, y pueda hacer y darme la vida que me gustaría. ¿Tendré algún tipo de trastorno con base neurobiológica? Sería un alivio.

Sí, mañana.